Saltar al contenido

Vuelos Nupciales Hormigas España

En todos los hormigueros de las cientos de especies de hormigas que hay en el planeta hay hormigas obreras –las más conocidas-, una o múltiples reinas y hormigas de ala macho y hembra. Las primeras se pasan toda su historia haciendo un trabajo duramente para abastecer de alimento a la red social y mantener en orden el hormiguero –entre otras trabajos, asimismo se encargan de la guardería, esto es, de dar de comer y sostener seguro a las larvas-. Por su lado, la labor de la reina es la de poner cientos y cientos de huevos sin descanso durante toda su historia, esto es, la de crear mano de obra de forma continua, puesto que las pérdidas de vidas son cuantiosas en los trabajos del exterior del hormiguero. Debemos aguardar al vuelo nupcial de las princesas a lo largo de primavera/verano y otoño.

La mejor razón para coger hormigas en su vuelo nupcial es por el hecho de que son bastante menos sensibles a la luz que otras reinas ya maduras y tienen una mayor oportunidad de sobrevivir. Asimismo consigues ver el desarrollo completo de la colonia. Es esencial alimentar a la reina antes que entre en tu hormiguero para estar seguro una aceptable primera camada de huevos. Hay un fenómeno que tiene lugar a inicios del otoño –aunque asimismo en ocasiones en primavera-, coincidiendo con las primeras lluvias de la estación y la posterior salida del sol, y que transforma a las hormigas en protagonistas. Seguro que hemos sido presentes de él, pero no hemos conocido interpretarlo apropiadamente.

Hormigas De La Península Ibérica

Lo que ha ocurrido el pasado sábado, el día que más se han visto a los insectos voladores en la ciudad, es que las hormigas reinas y los machos salieron de sus cobijos para hacer el rito del apareamiento. Por fortuna ya no se practican, pero recuerdo como se buscaban las hormigas de ala. Antes de que volaran, porque perdían las alas, y como se guardaban en cajas de madera con papel de estraza mojado… Que tiempos, de apetito y después, de desconocimiento y costumbre no siempre malintencionada. Ese mundillo de los himenópteros, con sus peculiares organizaciones y jerarquías, es una enorme cesta de sorpresas, y además de esto, un reto para la fotografía. Por mi tierra chica, en el momento en que yo era chaval, a las hormigas aladas se las llama “alúas”, de “aludas”, y eran uno de los cebos favoritos para poner en las “trampas” o “costillas” que entonces se empleaban para apresar pajarillos. Creo que ya no se practican esas técnicas de “los años del hambre”.

Se suplica citar la fuente (mirmecologia.jimdo.com) en el uso de cualquier material de esta página, bien sea en otras web, trabajos, publicaciones, etc.

Deja Un Comentario Click Here To Cancel Reply

Tiempo atrás espesé con este hábito, en los primeros meses de vuelos nupciales me dedique a atrapar 3 reinas y cuidarlas esta que pusiesen sus primeras obreras. Prosperar el conocimiento de la familia Formicidae en la Península Ibérica. Improve the knowledge of the family Formicidae in the Iberian Peninsula.

«Lo realmente interesante del desarrollo es que ese día que las hormigas van al exterior es cuando le se muestran las alas. En el momento que se aparean, la reina cae al suelo en busca de un lugar donde dejar los huevos y el macho muere, de manera que hay hormigas reina que pueden vivir hasta diecisiete años y los machos solo viven uno. De manera casual, el único día que las hormigas usan sus alas, es el último día de vida de los \’zánganos\’», enseña Corrales.

Pero, ¿qué hacen hasta entonces las hormigas de ala?. Aunque acostumbran a permanecer en el hormiguero, a veces asimismo van al exterior, pero no tienen ninguna función asignada, salvo la de vivir sin obligaciones. Claro está que en una sociedad tan bien estructurada como la de las hormigas, la buena vida tiene caducidad. Aquí vas a encontrar los vuelos de diferentes especies de todo el mundo en un cómodo calendario. Esta función está en creación, y va a llevar tiempo. «Los machos vuelan alrededor de la hembra y de vez en cuando se cruza una reina de un hormiguero con machos de otro; eso lo perfecto para que se genere el cruzamiento y no sean todos descendientes de exactamente la misma colonia», explica a este períodico el biólogo José María Corrales.