Saltar al contenido

Togo (perro)

A partir de 1915, Seppala obtuvo tres victorias sucesivas en los All Alaska Sweepstakes, una carrera sin obstáculos de 656 kilómetros desde Nome a Candle que proseguía la ruta de la línea de telégrafo. Las victorias de Seppala se acreditaron a sus perros de complexión ligera, a las que otros mushers llamaban «ratas siberianas». Eso y los instintos del perro que iba a la cabeza, un ya que Seppala próximamente asignaría a un cánido en particular.

«Me recuerda a hombres que he conocido durante mi vida, como mi padre. Es ese espíritu aventurero de salir adelante por tus propios medios, de ser sin dependencia, de estudiar cosas.

Togo, El Perro Mucho Más Heroico De La Carrera De La Misericordia

Dicen que las personas tendemos a humanizar a los perros y a agregarles valores, pensamientos o sentimientos que realmente no tienen, yo el día de hoy sólo puedo hacerme eco de la historia que corre y circula acerca de Togo. En Novedosa Inglaterra , compitieron en varias carreras de trineos tirados por perros contra los Chinooks locales de Arthur Walden y ganaron por grandes márgenes. El éxito de las carreras de Seppala y la celebridad otorgada a los perros y mushers por Serum Run, le dejó a Seppala empezar una perrera siberiana y una asociación con Elizabeth M. Ricker en Poland Spring, Maine . Togo se quedó para vivir en la perrera Ricker para disfrutar de una vida de gran lujo en su retiro del trabajo en trineo, y fue criado a lo largo de los siguientes años, sentando las bases para las razas modernas de perros de trineo siberianos, conocidas como ” Seppala Siberian Sleddog”.

La factoría Disney (Disney +), que llegó a España en plena pandemia de coronavirus y con unas semanas de confinamiento aún, fué una de las últimas interfaces en integrar una película de estas peculiaridades. Hablamos de Togo , la historia real de un perro de trineos que venció en la carrera más esencial de esta especialidad allí por 1925 a pesar de no ser “apto” para concluirla, como de este modo le consideraban por su pequeño tamaño. Así, el animal logró la hazaña de contribuir a terminar a las horribles consecuencias de un brote de difteria, una enfermedad mortal que arrasó en forma de epidemia a un pueblo de Alaska.

Togo Y Balto: Perros De Película

Si bien quizá fuera un mal buscador de oro, Seppala acabó encontrando su nicho. «Creo que siempre y en todo momento es de mucha ayuda interpretar a un personaje que tiene una acción muy central, o experiencia, o pasión, o profesión», afirma Dafoe. «Siempre siento que la manera de entrar en los personajes es comprender de qué manera hacen lo que hacen o amoldarme a su forma de meditar de la forma mucho más práctica viable».

“Una película simple, pero que merece, en sus modestos términos, recibir un \’bien hecho\’ por parte del espectador.” La verdad es que un personaje de la Carrera del suero ahora había llegado al cine. Charlamos de Balto, el líder de la camada, que tuvo sus propias cintas de animación, producidas por Amblin Entertainment.

A pesar de su pequeño tamaño, su predisposición para todo y su gran lealtad le caracterizaban. Tanto que incluso llegó a escapar de una casa a la que fue entregado para regresar con su familia, un hecho que sirvió para que su dueño se fijara en su gran capacidad para recorrer distancias de un punto a otro. Una vez le incluyó en su conjunto de perros de trineo, el cánido fue subiendo posiciones y aumentando su relevancia hasta ser puesto por su dueño en cabeza, viviendo todo tipo de experiencias y creando un vínculo con Sepp que no se rompería nunca. Para la carrera contaba con Togo, su perro líder, quien desde cachorro había demostrado valor, habilidad, liderazgo, tesón y una intención de hierro, casi inaudita en un animal. Al comienzo del filme vemos a niños hospitalizados, a médicos y políticos obstinados en salvarlos, a gente que padece.

Basada En Hechos Reales

El nombre de Balto fue difundido y valorado por encima de todos aunque fue precisamente Togo el que recorrería más km transportando el suero por un terreno que además conllevaba mayor nivel de riesgo y riesgo. Aún así, la necesidad de un héroe hizo que Balto se llevara los méritos y protagonizara las portadas de los diarios eclipsando el meritorio papel de Togo. Algo que además se ha ido ampliando con el paso del tiempo con las continuas referencias a Balto en libros, películas y otros homenajes relacionados a su figura. Son nuestros mejores amigos, les queremos y siempre nos resultan de interés las buenas historias que protagonizan estos seres que admiramos. El cine y la televisión nos han regalado personajes caninos que siempre y en todo momento recordaremos e historias, tanto de ficción como verídicas, que nos han regalado un diversión siempre satisfactorio y muchas veces emotivo y entretenido. Asimismo la literatura y las considerables novelas sobre mascotas indudablemente destacables.

Aunque era el dueño, criador y adiestrador del perro que Kaasen había utilizado en su equipo, Seppala sostuvo que Balto era un «perro de segunda» relacionado con su amado Togo y que Balto había sido colíder al lado de un perro llamado Fox a lo largo de esos últimos km. El New York Times aumentó la confusión en 1927, cuando informó de que Balto no era el verdadero héroe de la carrera del suero, sino más bien Fox. El resto de la corto noticia, que no mencionaba a Togo, se dedicaba al supuesto paradero de Balto.

Los perros de trineo criados a partir de su línea han contribuido a la línea de perros de trineo \’Seppala Siberian\’, tal como al acervo genético principal del Husky siberiano . La ciudad es la meta de la famosa Carrera de Iditarod, que en parte se inspiró en la carrera del suero de 1925. Cuando la fiebre del oro remitió, la población menguó y en el momento de la epidemia de difteria tenía unos 1000 pobladores, si bien se calcula que unos 9000 originarios alaskeños vivían en asentamientos bajo riesgo fuera de la ciudad. La narración de un heroísmo usurpado en cierto modo (una que es la mismísima definición del triunfo teniéndolo todo en contra) es la base de Togo, una nueva película original de Disney+ que narra un relato conocido, pero con ciertos nombres extraños. Uno es el del sabueso epónimo que quizá mereciera ser el que está tallado en bronce y al que se suben los niños; el otro es el de su dueño, un inmigrante noruego y buscador de oro fracasado transformado en criador de perros llamado Leonhard Seppala.

En 2001 por último logró una estatua individual, pero de menor tamaño en un inicio en el Lower East Side de la ciudad de Novedosa York y después se trasladó a Seward Park . La habitual detective joven de ficción Nancy Drew nombró a un terrier callejero en su honor en la novela de 1937 The Whispering Statue . Aunque es pequeña, la escultura de Togo de 2001 en Seward Park, Nueva York, contribuye al perro una presencia en la misma localidad donde es´ta la escultura mucho mayor de Balto. Balto inspiraría una estatua, varios libros, un reportaje dramatizado y una película de dibujos animados. «Es un personaje de una temporada determinada de la historia», dice Dafoe, cuya aparición en Togo como un Seppala de aspecto enigmático harecibido el reconocimiento del público y la crítica.