Saltar al contenido

Sindrome De Bernard Horner

En la mayor parte de las ocasiones que no son de urgencia, empezarás por ver a un médico de familia o a un especialista en ojos (oftalmólogo). Quizás te delegen a un médico experto en trastornos del sistema nervioso (neurólogo) o a un especialista en ambas ramas, trastornos neurológicos y trastornos que afectan el ojo y las vías ópticas (neurooftalmólogo). El síndrome de Horner afecta el ojo del mismo lado que las fibras inquietas afectadas. La ptosis es muy leve y en pocos casos perjudica la visión en el síndrome de Horner. Este se puede corregir con cirugía cosmética o ser tratado con gotas para los ojos.

Algunas de las fibras inquietas que conectan los ojos y el cerebro efectúan un paseo complejo. Desde el cerebro, bajan por la medula espinal, van de esta a nivel del tórax y luego vuelven a subir por el cuello al lado de la arteria carótida, penetran en el cráneo y llegan al interior del ojo. Si estas fibras inquietas resultan afectadas en algún punto de su paseo, se produce el síndrome de Horner. Para su diagnóstico existen tests farmacológicos como el que emplea cocaína al 4% que da el diagnóstico de Síndrome de Horner pero no localiza la lesión, es decir, no diferencia si es central, pre o postganglionar. Puede ser de herramienta para hallar el nivel de la lesión el patrón de la disminución de la sudoración, de tal forma que si la lesión es a nivel de la arteria carótida común la pérdida de sudoración abarcará toda la hemicara. Si la lesión es distal a la bifurcación carotídea unicamente se perderá la sudoración en la frente y lado correspondiente de la nariz.

Qué Es El Síndrome De Claude

Se interpreta el cuadro como masa mediastinal que desplaza construcciones de la gran vía aérea y del tubo digestivo alto, implicando además de esto al simpático cervical dando como resultado un síndrome de Claude Bernard-Horner. Esta enfermedad por sí misma, no provoca complicaciones, pero, tienen la posibilidad de aparecer complicaciones de la enfermedad que provoca la aparición de este síndrome o, alguna complicación del tratamiento que se decida utilizar. En algunos casos, posiblemente necesite preguntar con un neurooftalmólogo, este médico se destaca en problemas de visión relacionados con el sistema nervioso. El examen ocular, puede descubrir si la persona tiene cambios en la contracción o dilatación de la pupila, el párpado caído , y también inyección conjuntival . Un accidente cerebrovascular en el hipotálamo, en el tronco encefálico. Es esencial saber todos y cada uno de los probables síntomas que se tienen la posibilidad de presentar, a fin de que exactamente la misma persona perjudicada, logre tener un concepto del problema que está sufriendo, naturalmente, no puede dejar de asistir al médico si nota la presencia de alguno de estos síntomas, a fin de que este, pueda diagnosticar el inconveniente que está presentando.

Hay diversas razones potenciales del síndrome de Horner, por poner un ejemplo, la interrupción o disfunción de las fibras del nervio simpático en alguno de los niveles descritos anteriormente, comprendidos entre hipotálamo y medula espinal. Esta alteración puede deberse a lesiones muy variadas, que entienden desde un accidente cerebrovascular en el hipotálamo, en tronco encefálico (síndrome de Wallenberg), o lesión en la arteria carótida, hasta tumores en el lóbulo superior del pulmón o en pleura superior , y dolores de cabeza en racimos. El síndrome de Horner se produce por interrupción de las fibras simpáticas que van a la órbita, a las arteriolas cutáneas y a las glándulas sudoríparas, y clínicamente produce miosis y disminución de la hendidura palpebral principalmente. La lesión puede ser a nivel central, que incluye el paseo entre el hipotálamo y la salida a nivel de la medula (octavo segmento cervical, primero o segundo torácico), o a nivel periférico, logrando, ser en la cadena simpática cervical a lo largo del recorrido de la arteria carótida interna, o en el ganglio cervical superior (Ropper et al; 2005).

La enfermedad de Lyme puede causar CBH central o de segunda neurona, en forma reversible. Las vías nerviosas afectadas por el síndrome de Horner se dividen en tres conjuntos de células nerviosas . Normalmente, este síndrome provoca que la pupila se contraiga, el párpado se caiga y la sudoración disminuya en el lado afectado del rostro.

Neuronas De Primer Orden

En el síndrome de Horner está afectado un lado de la cara y provoca la caída del párpado, la contracción de la pupila y la disminución de la transpiración. La causa es la rotura de las fibras nerviosas que conectan el ojo con el cerebro. Desde la medula espinal, cruza la cavidad torácica por la parte de arriba, con importantes relaciones anatómicas con el vértice pulmonar y la arteria subclavia, y sube por el cuello hasta el ganglio cervical superior, a la altura del ángulo de la mandíbula.

Esto se trata de la perturbación de la pigmentación del iris del lado que se encuentra perjudicado, este síntoma no se presenta de manera incesante, y en muy extraños casos, se muestra heterocromía progresiva. Si fuese posible, entrégale al médico fotografías parcialmente recientes, pero tomadas antes de la aparición de los síntomas. Estas imágenes tienen la posibilidad de asistir al médico a evaluar el trastorno actual que te perjudica el ojo. De manera frecuente, el síndrome de Horner desaparece en el momento en que la enfermedad no diagnosticada hablamos de manera eficiente. Si el síndrome de Horner es posible, los médicos hacen otra prueba a las 48 horas.

Personal Tools

Al cotejar las reacciones en el ojo sano con las del otro ojo, tu médico puede determinar si la causa de los problemas en el ojo sospechoso es el daño en los nervios. El síndrome de Horner puede generarse por sí solo o ser el resultado de un trastorno que rompe las fibras inquietas que conectan el ojo con el cerebro. En forma aguda y gracias a la pérdida del control vasomotor del lado perjudicado, se genera incremento de la temperatura, con eritema facial unilateral, hiperemia conjuntival, epífora y secreción nasal.

Atribuyó esta presentación a daño de la vía simpática cervical. En este nivel, la afección va desde el hipotálamo, pasa por el leño encefálico, y llega hasta la medula espinal cervical-torácica (C8-T1). La descripción de Claude Bernard, era sobre animales que presentaban los mismos signos que describió Johann Friedrich Horner en humanos, logro detectar que, los animales que estaba estudiando, presentaban daños en la vía nerviosa ahora citada, o sea, la vía simpática cervical. El síndrome de Horner puede ser provocado por cualquier interrupción en una serie de fibras nerviosas que empiezan en la parte del cerebro llamada hipotálamo y que van hasta la cara y los ojos.

Posteriormente, por avance de hipersensibilidad simpática, se genera vasoconstricción, con disminución de la temperatura del lado perjudicado, palidez y disminución de la sudoración. El tumor de Pancoast, ubicado en el ápice del pulmón produce este síndrome por compresión de la cadena de ganglios o las fibras eferentes de la vía simpática. El síndrome de Horner es una combinación de los signos y los síntomas causados por la interrupción de una vía nerviosa desde el cerebro hasta el rostro y el ojo de un lado del cuerpo. El médico tratante, para diagnosticar esta enfermedad, primero va a deber realizar una evaluación por medio de un examen ocular, este le permitirá detectar ciertos síntomas de este síndrome, además de hacerle una pregunta al paciente, cuales son los síntomas que está presentando, tal como asimismo, posiblemente le pregunte sobre su historial médico. En el momento en que un individuo padece el síndrome de Claude-Bernard-Horner, el ojo que se ve perjudicado, será el ojo donde se encuentren las fibras ópticas afectadas, esto significa que, los síntomas que aparezcan, aparecerán de ese lado de la cara.

Los tumores de cavum de importante tamaño, que afecten a la base del cráneo pueden provocar este síndrome por compresión de la vía simpática. El síndrome de Horner se genera a raíz del daño de ciertos conductos del sistema inquieto simpático. El sistema inquieto simpático regula la frecuencia cardiaca, el tamaño de las pupilas, la sudoración, la presión arterial y otras funcionalidades que permiten contestar rápidamente a los cambios del ambiente. Se puede ver en casos innatos y este descubrimiento no es útil en el periodo de tiempo perinatal por el hecho de que el color del iris se establece posteriormente, con múltiples meses de edad. Es extraño que sea bilateral, en estos casos suele ser o por neuropatías autonómicas o por partes altas de la médula cervical (Ropper et al; 2005). En muy pocos casos, el síndrome de Claude Bernard-Horner, hace aparición de forma congénita, o sea, está presente desde el nacimiento de la persona, en pocos casos asimismo, la persona sufre de falta de pigmentación del iris.

No existe tratamiento concreto para el síndrome de Horner exactamente. Los pacientes con espondilosis cervical pueden no presentar sintomatología caracteristica de su patología, a excepción de CBH y leve cervicalgia. Diversos componentes, algunos más graves que otros, tienen la posibilidad de ocasionar el síndrome de Horner.