Saltar al contenido

Minas De Oro En Leon

Robles, encinas y un elevado número de castaños forman parte de la flora que ahora mismo predomina en “Las Médulas”. Un buen punto de inicio para esta visita es el Aula Arqueológica ya que allí se enseña tanto cómo funcionó la extracción de oro como las complicadas obras de ingeniería que se acometieron para la canalización del agua y de qué manera todo esto cambió su paisaje y la vida de las ciudades cercanas. Finalmente el agua de los canales llega a unos depósitos construidos excavando el lote que contaban con compuertas para repartir el agua. Parte de la tecnología usada para la extracción fue perfeccionada o diseñada específicamente para las minas de las medulas.

Eso sí, la construcción de estos canales, que en ciertas zonas discurren bajo la roca, fue la obra mucho más difícil y cara de toda la explotación. Con él, el agua de los riachuelos de la montaña se canalizaba y embalsaba en la parte de arriba de la explotación, la fuerza del agua deshacía la montaña y arrastraba las tierras auríferas hasta los lavaderos. Tal y como hemos explicado anteriormente, Las Médulas fueron en su origen una exploración romana de oro a cielo abierto.

Minas De Oro De Castropodame, León

Coincidía la conquista con la modificación del sistema capital de roma, que establecía a lo largo y ancho de su imperio la moneda de oro o aureus y la de plata o denarius como vehículo de las transferencias comerciales. La brillante ingeniería romana utilizaba el método ruina montium, por el que se captaba el agua existente por medio de canales, almacenándola en depósitos para utilizarla en el momento oportuno. A través de galerías subterráneas y catapultas asimismo se lanzaba agua con la fuerza suficiente de presión para poder reventar la piedra y obtener el mineral. Los expertos consideran que los sistemas de transporte y almacenamiento de agua se copiaron de los que existían en el norte de África, donde la civilización egipcia los llevaba empleando desde siglos anteriores.

Los grandes movimientos de tierra que se sucedieron conformaron llanuras artificiales que sirven como vías de acceso a otras zonas como el Lago Carucedo, formado por su parte por el taponamiento de un valle con los restos de la mina, y considerado humedal protegido. Con esta metodología, basada en la técnica de fotogrametría sobre las imágenes tomadas con los drones, los geólogos tratan de proveer a la administración nuevos medios para poner en valor los restos de minería aurífera en toda la provincia de León. Los modelos proporcionan réplicas precisas a escala de los distintos elementos y pueden ser de enorme herramienta en centros de interpretación para mostrar al público de qué forma se desarrollaron hace 2.000 años las trabajos mineras en todo el nordoeste. Al sur de Ponferrada, al lado del pequeño pueblo de Las Medulas, ya bateaban oro las tribus prerromanas, como los astures, precedentes a los romanos, pero fueron estos los que vieron la inmensa riqueza que se escondía en las montañas, y eligieron extraerla de la mejor manera que se les ocurrió.

Tarragona En Un Día, Qué Ver En La Antigua Capital Romana

Los datos que se consiguen se representan a través de nubes de puntos que gracias a un programa se filtran de señales como árboles, inmuebles o vegetación que no se corresponde con la superficie, se «traducen» y permiten construir un modelo cartográfico más nítido donde se pueden examinar canales, embalses o canales. «Hoy en dia proseguimos estudiando en la región mediante la utilización de datos Lidar de alta resolución conseguidos del Centro Geográfico Nacional y vuelos fotogramétricos con drone que dejan restituir a partir de fotografías la superficie topográfica con alta resolución», comenta el profesor Fernández. Caminos de tierra nos llevan al paraje de El Valgón, un canal que comunicaba con el área de explotación de los Jardínes del Rey y al lado del canal de La Frisga al efectuar el itinerario de Los Conventos de 4,3 km.

Esta tecnología la desarrolló la NASA en los años 60 para analizar el retroceso de la banquisa de hielo en el Ártico y la composición de los océanos. Desde ese momento su uso se ha extendido a la topografía, la cartografía catastral, la geología y la arqueología. Según sus autores, el estudio de la minería romana en el valle de Eria es el primero ‘geoarqueológico’ con LiDAR que se realiza en España. Considerada la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el Imperio De roma, el trabajo de ingeniería que se realizó para extraer el oro alteró considerablemente el medioambiente de la zona, dando como resultado un inusual paisaje de arenas rojizas cubierto de castaños y robles. Científicos de cuatro universidades españolas han descubierto en el la sierra del Teleno el mayor complejo minero de Europa en la temporada romana. En la investigación, publicada en la gaceta Minerals-MDPI‘, participaron investigadores de la Universidad de Cantabria , de la Universidad de Salamanca , Universidad Castilla-La Mancha y la Universidad Complutense de La capital española .

El paraje leonés de Las Medulas se considera la mayor mina de oro a cielo abierto del Imperio Romano, pero la búsqueda de este metal hermoso se extendió también a decenas y decenas de kilómetros al sureste, hasta el valle del río Eria. Gracias a un sistema láser denominado Light Detection and Ranging , acoplado en un avión, se han detectado las viejas labores mineras en esta zona y el complejo sistema hidráulico que los romanos empleaban en el siglo I a. Desmesuradas, únicas y doradas, las areniscas del paraje leonés de Las Medulas fueron desenterradas hace más de dos mil años por los romanos quienes hicieron esta gigantesca mina a cielo abierto para extraer oro. El resultado es un paisaje inverosímil de callejos y pináculos, tan hipnótico que mereció su inclusión hace veinte años en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

“Nuestra intención es proseguir trabajando con esta técnica para seguir en el conocimiento de la explotación mineral en tiempos del Imperio Romano y aclarar secretos como las causas que llevaron a Roma para dejar un recurso tan apreciado como es el oro de un día para otro”, concluye el estudioso. “Hemos constatado la intensa labor extractiva que se llevaba a cabo hasta el agotamiento del recurso, de tal manera que tras substraer el oro que había en los sedimentos superficiales, la explotación seguía hasta lograr la rocas con los filones de cuarzo aurífero que había debajo”, enseña Fernández Lozano. La explotación de la región se abandonó en el siglo III y desde ese momento la vegetación autóctona de la zona volvió a adueñarse del área.

Más allá de que los pueblos indígenas prerromanos ahora habían explotado el yacimiento, se estima que comenzaron a trabajar en esa región en la época del emperador Octavio Augusto al ser el que dirigió en lo personal gran parte de las acciones de conquista de los pueblos del norte que tuvieron rincón entre los años 26 y 19 a.C. Estos modelos servirán para aportar más información sobre los elementos mineros del complejo hidráulico romano, como canales y estanques para el acopio del agua, que sirvieron para su suministro hacia las primordiales minas. En este sentido, los drones dejan investigar las pendientes de los canales, algo que hasta la actualidad no se había podido realizar de forma precisa gracias a la sepa de un modelo fiel de la representación de la extensión de la tierra. La mecánica para explotar el oro hace 2000 años era muy avanzada para la temporada y, cuanto menos, curiosa.

Descubierta En León La Mina De Oro Más Grande De Europa En La época Romana

Este procedimiento de extracción, al que llamaban «ruina montium«, consistía en minar la montaña con galerías y pozos, que después llenaban con agua, para que de esta manera la presión del aire comprimido y del agua actuara como un explosivo, desmoronando la montaña. Sobre el aluvión derruido seguían lanzando agua, para arrastrar el lodo aurífero a los canales de lavado, donde usando hojas de brezo filtraban las pequeñas pepitas de oro. El descomunal trabajo se debía principalmente a que el revestimiento de los montes de Las Medulas era poco en oro, con lo que se consideraba tierra estéril y debían quitarla velozmente, para llegar a las zonas mucho más profundas, donde había mayor concentración de oro. “En contraste a los procesos naturales, en los que el curso de un río puede ser tomado por otro, la existencia de una complicada red hidráulica de canales y embalses para el acopio de agua que conecta con los ríos deja asociarlos con la tarea minera”, comentan. En algunos puntos lograron constatar que la intensa tarea minera llevó hasta el agotamiento de los elementos el oro, “de manera que tras la explotación de los sedimentos la explotación continuó abajo hasta alcanzar la roca que contenía los filones de cuarzo aurífero”.

“Con galerías llevadas a grandes distancias, en el hueco de la montaña, estas minas se agrietan de pronto, y el deslizamiento de las tierras sepulta a los trabajadores. Si bien puede parecer menos imprudente agarrar perlas y coral en las profundidades del mar, ¡hemos sido capaces de realizar la tierra más mortal que el agua! De esta forma explicaba Plinio el Viejo el peligroso trabajo de los mineros hispanos que buscaban oro en la zona que hoy es León allí por el siglo I. La conocida explotación de Las Medulas, en El Bierzo, llegó a ser la mayor mina de oro de todo el Imperio Romano.

Y para celebrarlo recorremos el legado que el imperio de roma, el mayor que ha existido en el mundo occidental, dejó en Las Medulas. Las Medulas está considerada la mina a cielo abierto mucho más grande del imperio de roma, puesto que aunque haya otras minas con más reservas, de esta hay perseverancia que fue de dónde mucho más oro sacaron en su tiempo. Solamente lejos de la verdad, como ha demostrado el trabajo de los instructores de Geodinámica Interna.

La intención ahora, una vez desvelada la relevancia mayor si cabía de la zona aurífera, es diseñar un geoparque. «Estos pueblos se mueren -lamenta el estudioso-, y hay que explotar estos trabajos para potenciarlos y proporcionarles el impulso que merecen». Fernández Lozano atisba el fomento del avance rural, arqueológico, etnográfico y popular que supondría para su región la idea, así como la protección perfecta de todo el patrimonio arqueológico. El emprendimiento trataría de velar por los elementos, así como de la puesta en interacción y conocimiento del público de los diversos elementos que conforman la riqueza geoarqueológica de esta zona querida por los romanos en su día. Panorámica del espectacular paisaje del Bierzo./Rafael Ibáñez FernándezUna de las muchas captaciones se hacía desde la falda noreste del monte Teleno. A 2.000 metros de altura se acumulaba la nieve que, más tarde y ahora transformada en agua, llegaba al río Cabo que, por su parte, nutría los siete canales que, bordeando la montaña, llegaban a los estanques de la explotación.