Saltar al contenido

Cataluña En Francia

“El independentismo es minoritario en la Catalunya del norte”, reconoce el responsable del partido “Oui au Pays Catalan”, Jordi Vera, un conglomerado de movimientos que obtuvo 6.000 votos en las legislativas de junio.

La Republica catalana que nació entonces fue una solución transitoria para forzar un convenio con La capital de españa. Francia instó a Cataluña a reconocer a Luis XIII como su soberano para admitir la intervención francesa. El 26 de enero el ejército franco-catalán derrotó a las tropas de Felipe IV, que no volverían a Cataluña hasta 1651. Luis XIII nombró un virrey francés y colocó en la administración catalana a sus socios profranceses. Conforme esto pasaba, los catalanes debían aguantar poco a poco más impuestos para costear al ejército galo. Además de esto, los mercaderes franceses comenzaron a desafiar a los catalanes, obteniendo mayores prebendas merced al dominio francés en el territorio.

Recomendaciones Primordiales De Cataluña En Francia

La programación de televisión en catalán en France 3 se reduce a 7 minutos cada sábado y un programa cada tres semanas todos los domingos, al paso que en las ondas solo una emisora asociativa, Radio Arrels, emite en esa lengua. Aunque que el 8 % de los pequeños aprende el catalán en la escuela, “la mayor parte de la población no se atrae por lo catalán”En su Instituto, hay unos 200 alumnos y si bien afirma que el 8 % de los niños aprende el catalán en la escuela reconoce que “la mayoría de la población no se interesa por lo catalán”. “Los catalanes del norte abrazan las causas de los del sur prácticamente predeterminado, por solidaridad, pero asimismo porque es el único reflejo de su identidad”, indica el historiador Nicolas Berjuan.

En 1642, el ejército francés de Luis XIII conquista el Rosellón, Monzón (en Aragón) y Lérida. Un año después Felipe IV recupera Monzón y el año siguiente Lérida, donde el rey juró obediencia a las leyes catalanas. En 1648, con el Tratado de Westfalia y la retirada de la guerra de sus socios, los Países Bajos, Francia empieza a perder interés por Cataluña. Conocedor del descontento de la población catalana por la ocupación francesa, Felipe IV considera que es el momento de atacar y en 1651 un ejército comandado por Juan José de Austria empieza un asedio a Barcelona.

Catalunya, En La Órbita De Francia

Por algo los jacobinos parisienses son el prototipo de político centralista. Todo lo mencionado llevó a un nuevo estallido social en Cataluña, varios campesinos tenían la sensación de que vivían mucho mejor al amparo de Felipe IV y de España que bajo el orden francés. En 1640, con Pau Claris al frente de la Generalitat de Cataluña, se vivieron múltiples revueltas sociales y sublevación de los estratos más bajos de la sociedad. Los gobernantes catalanes se asociaron con Luis XIII, enemigo director de Felipe IV que buscaba debilitar a España como fuera. Después de décadas de revueltas y quejas por tener que subvencionar el pago de un ejército, el de Felipe IV, y protestas por tener que ceder medianamente su administración a un poder superior.

Pese a su reducido territorio, la Cataluña francesa tiene mar, playa, esquí, bosques, prados y con Perpinyà, con unos 250 mil habitantes. La Cataluña francesa pertenece al Departamento General de los Pirineos Orientales, el cual forma parte de la región Languedoc – Roussillon, que de forma informal se conoce como País Catalán. “A mis abuelos les daba vergüenza hablar catalán””A mis abuelos les daba vergüenza charlar catalán”, afirma el alcalde de Fourques, Jean-Luc Pujol, un pequeño concejo de 1.200 pobladores, en la mayoría de los casos vinícola del pre-pirineo. Incluso el rugby, que tradicionalmente era el deporte de los catalanes, ha perdido ese carácter con la llegada de players extranjeros y líderes de otras zonas del país, como confiesa el exdirectivo del ASAP, el club de Perpiñán, Pierre Becque.

Y eso que no es la provincia con mucho más radares de esta comunidad, pues contabiliza 31. [newline]El 7 de junio de 1640, celebración del Corpus Christi, rebeldes mezclados con segadores que habían acudido a la ciudad para ser contratados para la cosecha, entran en Barcelona y revienta la rebelión. “Los insurgentes se ensañan contra los funcionarios reales y los castellanos; nuestro virrey procura socorrer la vida huyendo, pero es ya tarde. Muere asesinado. Los rebeldes son dueños de Barcelona”. Fue el Corpus de Sangre que dio comienzo a la sublevación de Cataluña.​ El virrey de Cataluña Dalmau de Queralt, conde de Santa Coloma fue asesinado en una playa barcelonesa en el momento en que intentaba escapar por mar. Aparte de responder a una secular activa interna, tampoco desaprovecharon la oportunidad de intensificarla para desestabilizar el sistema de gobierno.

La Guerra Dels Segadors

A lo largo del mandato del duque de Lerma el orden público en el Principado estaba en situación muy insuficiente; entre 1611 y 1615, ahora actuando como virrey el marqués de Almazán, incluso empeoró. No obstante, una acción más decidida de los 2 siguientes virreyes (el duque de Alburquerque y el duque de Alcalá) mantuvo el orden a partir de 1616 sobre una Generalidad que ni controlaba ni tenía capacidad de controlar la situación. La firme voluntad de estos virreyes de acabar con el bandolerismo (aun prohibiendo la posesión de determinadas armas) levantó las susceptibilidades de las instituciones catalanas, que creían ver en ello una violación de sus prerrogativas en temas de gobierno autónomo. Muy recientemente se ha producido el primer contratiempo de esta política centralista, y lo ha sido merced a la lengua catalana. Se trata de un avance histórico por la promoción de las lenguas regionales, y mucho más especialmente por la lengua catalana. De este modo lo definió el diputado socialista de la Cataluña norte, Jacques Cresta.

Este domingo, 7 de mayo, los franceses están convocados a las urnas para elegir, en segunda vuelta, al presidente o la presidenta de la República. El heredero plebeyo y democrático de una tradición monárquica y dinástica que comienza en la centuria del 500 -hace 1500 años. Francia, como entidad política propia, surgió de la desintegración del imperio de roma. Pero con el transcurso de los siglos ha dirigido varios proyectos de unificación europea. Los catalanes disponemos una vieja relación con la Francia monárquica que enseña nuestro origen nacional. Y una cercana -y no siempre satisfactoria- relación con la Francia republicana.

Poco se conoce de qué logre acontecer, si bien la diputada Eulàlia Reguant (entre las voces con mucho más peso en este espacio político) ha avisado que la militancia anda “escéptica” con el camino que llevan las negociaciones de los presupuestos y con la senda que ha tomado el Govern en sus primeros cinco meses. Aunque la legislatura en Cataluña está lejos de correr el riesgo de expirar, sí está muy cerca de sufrir un importante cambio de rumbo. En tan solo siete días, la CUP reunirá a su militancia para elegir si aprueba o no los capitales de la Generalitat en su primera votación y, en función de lo que haga, podría desatar un cambio de coaliciones que día tras día toma poco a poco más fuerza.

Pero lo peor de todo es que los catalanes terminaron pagando un ejército y cediendo su administración a un poder extranjero. El ejército de Felipe IV asistió a Cataluña para frenar la sublevación y también evitar el acuerdo con Francia. La situación se volvía insostenible y Claris firmó una alianza con el monarca galo. Este pacto se basaba en que el ejército francés entraría en Cataluña para batallar contra las tropas de Felipe IV. Así, en la provincia catalana donde mucho más se registran multas por exceso de agilidad es Tarragona, con un total de 5.896 demandas.